Make your own free website on Tripod.com

Ud. está en Home->Técnicas-> Fondo: Como?

 

La pintura del fondo

Como pintar

En los artículos anteriores sobre la pintura del fondo del barco, le explicamos para qué pintarlo y con qué pintarlo.  Ahora le diremos cómo pintarlo.

 

Vea, para ser sincero, no hay dos varaderos iguales; los hay más o menos polvorientos, más o menos reparados del viento (...con árboles, que también colaboran con la suciedad general – que hojas en otoño, que bichos en verano), en fin, que la gente que tiene embarcaciones chicas que se pueden pintar dentro de un garaje están de parabienes.

 

En varadero -al aire libre- o en galpón, lo primero debería ser armar una carpa con film de polietileno para que la lluvia y el polvo no estropeen el trabajo. Cuando al cabo de un día hermoso de primavera, que por cierto aprovechamos para pintar, se descarga un aguacero de aquellos, habremos perdido el día, el trabajo y la pintura –que tampoco te la regalan, viste. Lo mismo con las ventolinas que pegan sobre la pintura fresca cuanta partícula suelta anda por ahí, y ni hablar del enemigo público número uno, el rocío nocturno, que tantos poliuretanos ha arruinado.

 

Tal carpa, para trabajar con comodidad, puede hacerse firme al botazo con cinta adhesiva impermeable, todo alrededor del barco, y sujetarse a estacas a modo de alero. No tiene por qué ser excesiva ni con demasiada pendiente, porque será imposible pintar debajo sin máscara y no nos podremos mover libremente. Basta con que tenga un metro o algo así de ancho.

 

Puede ser que el fondo ya tenga pintura o que nunca haya sido pintado. En el primer caso, averigüe si es posible qué tipo de pintura es. Vamos a suponer de aquí en adelante que me hizo caso y que su fondo tendrá epoxy bituminoso aplicado sobre el primer que corresponda. Si es de PRFV, recuerde que hay bituminosos que no necesitan primer; asesórese bien. 

 

Si la pintura anterior es epoxy bituminoso y está firme y bien adherido, limpie bien, dé una lijada en seco con grano 120, elimine el polvillo con un trapo limpio, trapee toda la superficie con el diluyente de la nueva pintura, deje orear y aplique dos manos de bituminoso. El intervalo ideal entre manos es de 24 horas; si pasan más de 48 o 72 horas, lije la mano anterior. 

 

Diluya la pintura con el diluyente apropiado y en la proporción que le indique el fabricante de la misma. Use diluyente de la misma marca de la pintura; no corra riesgos innecesarios empleando otro diluyente, que quizá sea incompatible con la pintura. No tiene sentido que por querer ahorrar unos centavos en el diluyente arruine pintura no precisamente barata.

 

Si la pintura anterior es desconocida, más vale eliminarla y llegar hasta el material de construcción del barco. En embarcaciones de madera o metálicas esto puede hacerse con removedores (los presentados en forma de gel son ideales porque casi no chorrean) o simplemente lijando. Si el casco es de PRFV, tenga sumo cuidado con la remoción química; puede dañar el gel-coat. Ahora daremos el primer adecuado y la pintura de terminación.

 

Cuando sacamos el barco a seco, generalmente recordamos que una vez, hace tiempo, nos habíamos llevado puesto algún tronco sumergido – o tal vez algo peor. Las marcas no nos perdonan. Es la hora de la masilla. Si tenemos que rellenar algo, hay dos cosas a tener siempre presentes: a) la masilla se aplica sobre el primer y debajo de la pintura de terminación; b) la masilla debe ser compatible con el sistema de pintura usado. En este caso, usaremos masilla epoxy. 

 

No aplique masilla de uso automotor como parte de un sistema epoxy, a menos que nunca haya tenido dolores de cabeza y quiera saber cómo son. Dé la masilla sobre el primer seco, y líjela al día siguiente, cuando no empaste la lija. A continuación puede pintar con el bituminoso. Hay masillas epoxy de uso diferenciado, para obra viva y para obra muerta, pero también las hay únicas para los dos usos. Es más sencillo usar una sola.

 

Tenga muy en cuenta que todos estos epoxies son de dos componentes, y que la relación de mezcla (cuánto de uno más cuánto del otro) es fija según lo indique el fabricante. NO altere por ningún motivo esa relación; lo único que conseguirá son problemas. NO secarán antes si les pone más endurecedor; NO serán más elásticas si les pone menos.

 

Observe también que los epoxies secan y curan más rápido cuanto mayor es la temperatura ambiente; si pinta afuera en pleno invierno los tiempos pueden duplicarse o triplicarse, y si lo hace en un día soleado de enero a las cuatro de la tarde, bueno, allá su insolación, pero la pintura no nivelará bien y si se pasó de espesor puede quedar con pequeñas burbujas en la superficie (¨hervido¨) porque la superficie de la película secó violentamente dejando solvente atrapado. Tenga paciencia y pinte con la fresca, que de paso transpira menos.

 

Esto no es posible en todos los varaderos: trate de que le dejen el barco con la crujía orientada N-S. Suponga que queda proa al N: pinte por la mañana temprano la banda de estribor, y luego la de babor. El sol lo ayudará en forma pareja a secar ambas bandas, por la mañana una, por la tarde la otra.

 

¿Pincel, rodillo, pistola? No se complique. Para pintar el fondo, si no es un profesional, lo mejor es el pincel y el rodillo. Léase: pincel más rodillo. Estamos tratando de conseguir películas no finas, y que sean de espesor lo más parejo posible. Aplique con pincel ancho, empareje (¨peine¨) con rodillo. Siempre con pinceladas o rodilladas paralelas entre ellas, terminando con rodilladas largas y longitudinales. 

 

En lugares complicados (alrededor de la bocina de la hélice o de los escudos de las patas, el codaste, etc.) use un pincel más angosto, solo, dando pinceladas largas y parejas, siempre paralelas entre ellas. Pinceles de pelo largo y suave, rodillo de los especiales para epoxy, de pelo corto. 

 

Reserve el soplete, si lo tiene y sabe usarlo, para cuando tenga que pintar las bandas, que ése es otro cantar.

 

Puede limpiar los pinceles con el diluyente del epoxy hasta que no les quede pintura, después lávelos bien con agua y jabón, enjuáguelos, deles forma para que las cerdas queden juntas, y cuélguelos para que se sequen. Antes de usarlos nuevamente, páselos sobre la mano en ambas direcciones. Olvídese de limpiar los rodillos; es mejor reemplazarlos. Los rodillos de pelo corto especiales para epoxy le darán mejor resultado que los de espuma cubiertos por una tela; éstos se deforman con el uso y se vuelven inmanejables.

 

Trabaje cómodo. Si está en el interior de un galpón, manténgalo ventilado; los solventes son fuertes, use mascarilla y antiparras para evitar que una gota le entre en un ojo, sobre todo cuando pinta sobre su cabeza. Si tiene la piel sensible, use guantes.

 

Por último, le recuerdo que todo lo dicho es bastante general. Ante la más mínima duda, pregunte, no tome decisiones sin informarse. Cuide su barco.

 

[Atrás ] [Home ] Anterior ] Siguiente ]